lunes, agosto 15, 2005

Conferencia de Carlos Castaneda en Julio de 1996


Seminario en la UCLA, Los Ángeles.
(tomada por Couthemoc)



Los chamanes buscan tener un romance genuino con el conocimiento, no crean en héroes mitológicos, los chamanes no admiran.
Una de las importantes artes de los chamanes es detenerse.
Somos seres en camino a la muerte, no inmortales, y sin embargo nos comportamos como seres que nunca vamos a morir, los chamanes siendo seres que van a morir, tienen alguien que le susurra al oído, y ese alguien es la muerte. Entonces ¡¿que esperamos!?, demos lo mejor de si en el campo de batalla,
Una de las cosas de que no nos podemos dar cuenta es que no hay tiempo. El tiempo es energía, y la energía se nos va a acabar.
Los guerreros pagan elegantemente todos los favores, de esa forma se liberan.
La espina dorsal de un guerrero es la humildad, y no esperar nada a cambio. Morir solo no quiere decir solitariamente; tienes que actuar en tu conocimiento silencioso.
El infinito es cautivante, un guerrero se da cuenta de ello, que volver al mundo es horrible. Enfoca tu intento si quieres o no regresar, o si no te harás polvo.
Un guerrero está solo. Se impecable. Cuida tu mundo. Olvídate de ti mismo y no temerás a nada, en cualquier tipo de conciencia. Si no tienes nada porqué morir cómo me puedes decir que tienes algo por qué vivir. Las dos cosas van de la mano, es como un timón.
Nosotros tenemos que pulirnos constantemente, uno se vuelve más y más humilde. Si uno pone su intento en desarrollar poco a poco algo sucederá.
Tenemos que asumir que la mayoría de nosotros somos una cogida aburrida, ¿cómo puedo guardar mi energía de la presentación del yo?
Pónganse a escribir lo primero que les sale. Manden todo a la mierda. El silencio conduce al conocimiento silencioso. Cállense. Bajen el volumen. Tienen que estar bien físicamente. Tienen que ser artistas, día a día.

Ya que no tenemos tiempo, nos acomodamos a ello. Quieren que se den cuenta en un momento, de lo que a mí me llevó tanto tiempo. Pero ya nos queda poco tiempo.
Los chamanes ven energía como fluye en el universo. Nuestros pensamientos son lineales. Suspendan todo juicio. Todo lo que puedo hacer es señalarles el camino. El viaje existe. Lo único que cuenta es la decisión. Lo único que puedo hacer es delinear este mapa. Otra cosa no puedo hacer. El Águila quiere nuestra conciencia. A los voladores no les importa si vivimos o no. La mente del volador no tiene nada que ver con nuestro ser. Usa tu recapitulación. Insistan con la voluntad.
Si nosotros queremos viajar debemos dejar las aserciones del mundo cotidiano. Debemos usar todos los elementos y practicarlos. Los chamanes hablan del cuerpo energético. Cada uno existe. El límite donde entra, es el silencio interior. Llegar al límite personal. Con una sacudida entramos en el silencio. Detengamos el juicio y observemos. Cada uno tiene esa capacidad. De esa forma llegaremos a ver energía y observar. El camino del guerrero es un libro de navegación. No hay absolutos en donde todos está cambiando a cada minuto en el universo.

1 Comments:

Anonymous Universal said...

Los celulares y la internet fijan también el tiempo cortando la fluidez _Que decir de las redes sociales, que pretenden, quienes están detrás.

marzo 30, 2016 8:05 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home