domingo, noviembre 13, 2005

Carlos Castaneda 1993

Primera parte de una conferencia del Nahual en 1993.
Casa Tíbet México.

"Alguna vez yo apuntaba todos los movimientos de todo lo que hacía don Juan y un día me dijo que todo era cuestión de energía, que si no tienes energía la vida no vale un pepino; esa es nuestra tragedia, no tenemos energía. El azúcar que consumimos como 'Coca Cola' es una forma de quitarnos energía, porque cuando aparentemente nos sube un escalón y nos da un levantón, la realidad es que nos baja dos.
Nuestra falta de energía se nota inclusive en el oído. Don Juan era un hombre viejo de edad pero muy fluido y que no tenía vejez y doña Florinda era una mujer sensual aunque era una viejecita y era abuelita cuando no era abuelita de nadie. Lo que pasa es que era por naturaleza tan maternal que durante nueve meses se ponía almohadones y a los nueve meses encontraba una niña que necesitaba mamá y ella la criaba.
Nosotros adoptamos posiciones nefastas para nosotros y por eso tenemos que buscar la energía.
La energía sexual es la única que tenemos, esa energía está envuelta en un comando biológico para reproducirnos, pero don Juan Matus me propuso otro mandato: la evolución. Hay algo que pueden hacer, miren, así, así... (En ese momento ejecuta, demuestra y explica un pase mágico ligado al mandato de la evolución.) ... Para esos brujos toda la energía sexual está encaminada a evolucionar y si nosotros pudiéramos ver como fluctúa la energía evolucionaríamos, pero sin energía todos los conocimientos que tenemos no son más que una masturbación intelectual.
El problema es que desde niños nos transforman en personas ocupadísimas en el mundo social cuando esto es un sistema muy ineficaz porque para tratar con el mundo cotidiano no se necesita tanto esfuerzo, el mundo cotidiano no necesita tanta energía de nuestra parte y lo que realmente necesitamos es acabar con el ego y entonces cuando acabamos con él no nos toma tanta energía enfrentar el mundo. Lo que nos roba la energía es que no podemos desligarnos del yo, tenemos que defender el yo, defender a la patria y nuestra cueva es el ego... ¡qué tremenda pasión tenemos por nosotros! Si dicen algo malo de mi hasta los ojos se me tuercen, nos ponemos bizcos y sólo para defender el único territorio posible para nosotros en este momento. En cambio la idea de don Juan era romper con ese territorio: 'el yo' y entonces podríamos llegar a romper el poder de lo concreto.
A mi don Juan me dejó con una serie de aprendices de los que yo he escrito, me dejó con la carga de jalarlos hasta que llegamos a la conclusión de que no podíamos llevarlos a cuestas. No podemos cargar con eso porque son demasiado concretos. Aquí en Casa Tíbet hay una capacidad extraordinaria de entendimiento."
¿Es usted Gurú, Carlos?
"Yo no tengo de gurú nada, ni la pinta."
¿Cómo le hace uno para romper el 'yo'?
"Con el Intento y ese Intento no puede disminuir, cada uno tiene que hacer un trato y si de verdad tienen empeño lo logran y lo encuentran. Yo estoy empeñadísimo en lo que hago pero no tengo doble vida. He escrito esos libros por traer una oportunidad mínima para conseguir algo máximo."
"El impulso de llegar no se puede revisar y mi trato es con eso no con don Juan, quien era tan impecable que no me transformó en su esclavo. Yo lo amaba tanto que yo hubiera sido su sirvientito encantado y le besaría las patas, pero que el Nahual tenga sirvientes es inconcebible.
Don Juan creía que ser impecable es hacer lo máximo de ti y un poquito más sin moralidad ni inmoralidad.
Nosotros somos capaces de empujes incalculables que nunca salen de nosotros, están escondidos y salen a través de actos impecables. El guerrero impecable es el que cavila, induce y se lanza sin importarle lo que le puede suceder.
El deseo es suficiente, uno tiene que tener la osadía de formalizarlo, de fortalecerlo, de hacer un llamado final, pero como estamos tan repletos de ideologías nunca llegamos. Yo no quiero que nadie me dicte lo que tengo que hacer, yo lo encuentro porque mi impulso es impecable. Don Juan era más coercivo que yo y nos daba volteretas y cuando nos despertábamos estábamos en la olla cociéndonos y no había como salirnos.
Necesito yo un ápice de desesperación para emerger porque el mundo cotidiano no se va a componer, se va a empeorar y nosotros nos ponemos más viejos, más estúpidos, más seniles...
Don Juan no escogió lo más elitista, yo soy proletario, mi mamá era comunista, hacía panfletos; mi primer recuerdo fue el olor de la tinta. Todos nosotros nos vamos a morir y por eso no podemos ser elitistas y todos tenemos la opción a la libertad.
Lo que quisiera es que lo que aquí les digo no sea vocabulario sino una opción transformativa para que los lleve más allá de lo que es permisible."
¿Qué es la brujería?
"Para don Juan es percibir la energía sin necesidad de algo interpretativo, desde el punto de vista de la interpretación un edificio de oficinas es ese rectángulo duro, desde la percepción directa son fibras luminosas y se ven nubes de energía.
Nuestra existencia son saltos mágicos de los cuales no nos damos cuenta porque lo tomamos como algo natural. Si tuviéramos la disciplina el salto no es tan grande. Nosotros podemos conversar y dialogar de algo como es el universo, esa cosa inmensurable y lo reducimos a un universo de puro miedo. La gente se sacude de miedo con el universo de don Juan.
El cuerpo humano es una máquina increíble, sofisticadísima, el cuerpo nos puede llevar hasta los confines del universo mismo, se pueden hacer viajes que desafían toda explicación, viajes hechos en cuestión de segundos. En México aún quedan piezas que hablan de esos viajes. El cuerpo humano es una máquina increíble que cotidianamente sólo usamos para barrer... " (Momentos después habla de una escultura de un museo y ejecuta un movimiento asociado a la misma y que define como 'Mirando lo Infinito'.)
¿Y cómo le hace uno para ir con usted a ese universo?
"Apenas podemos llevarnos a nosotros mismos. ¿Cómo crees que podemos llevarte a ti? Cualquiera de aquí para sus amigos es increíble, para el espíritu es un idiota. Esa es nuestra tragedia, somos changuitos sin cola y nos falta esa cola para el equilibrio... pero ¿quién le puede hacer creer al príncipe Charles que es un changuito? ¡Nos mata! Porque ciertamente no es un mineral ni un crustáceo, pero si aceptas que eres un chango puedes cambiar, en cambio si según tu eres un ángel, si te lo crees, entonces te llevó la chingada porque un ángel es perfecto...
Una vez cuando visité a don Juan le dije: -Pero si estoy hecho a semejanza de Dios- Y él me respondió: -Sí, a semejanza de dios chango no hay problema.-"
¿Cómo adquiere uno la energía para cambiar?
"Se empieza por recapitular la vida para ver donde nos aprieta el zapato y luego sin gritos ni siquiatra uno entra naturalmente en estado de ahorro energético porque hay cargas que nos desgastan al máximo sin reportarnos beneficio y hay que deshacerse de ellas ya, el único modo es dándose cuenta de que tan aburrido es el mundo cotidiano nuestro y que tan aburridos somos cada unos de nosotros. Seguro que todos están pensando que estoy hablando de otro y piensan: -Yo no-. Pero hablo de ustedes.
La recapitulación es una manera de hacer un cambio total. En la psicología moderna se pone el parche para tratar de adaptarnos al mundo y ser más empedernidos en el yo personal. Hay cursos enteros de como ser agresivo en los negocios, como ser triunfador, como hacer lo que ustedes digan, como convencer a los otros y así no hay salida, así jamás podemos percibir nada, porque esos sólo son tremendos vuelos de la imaginación, no hay nada real hasta que la realidad los golpea y decimos: -He llegado a cierta edad-, se retiran, tienen un ataque al corazón, se mueren y se acabó y entonces ustedes tienen dichos como: 'Life is a bitch and then you die.' "
¿Qué es el ensueño?
"Ensueño es un estado de ánimo, es un estado de ser parecido a un sueño pero no lo es porque los elementos propios de esa situación generan energía, todo lo que uno ve en sus sueños son sólo visiones mientras que el ensueño no es una visión. Ensoñar para un brujo es vivir otra vida."
"Nosotros no podemos ensoñar porque la energía de todos nosotros está invertida en mantener los parámetros del mundo cotidiano. No me da vergüenza por que hago lo mejor porque doy todo a lo mismo.
Don Juan creía que si en el momento en que una pareja cogía había una gran intensidad sexual los hijos nacían con una gran intensidad y sino, si lo hacen aburridos como lo hacemos el 90 por ciento de las personas, casi siempre sale uno muy cuchito, precisamente por eso tienes que hacer un recuento de todo, de como nos crearon para no derrochar energía.
Uno de los derroches más intensos es el cortejo, gastamos una cantidad inconcebible en cortejar... ¿Qué pasa si lo disminuimos al 5 por ciento? Pero cuando nos resulta es cuando le damos el 100 por ciento, cuando estamos pendientes todo el tiempo de un compañero o una compañerita. ¿Qué pasaría si cortamos ese impulso? En ese momento nos vendría un saldo enorme de energía, se empiezan a clarificar los sueños y de un sueño lúcido a ensoñar hay un paso, siempre y cuando dejemos a un lado la defensa del yo personal, porque si no, ¿de dónde sacamos la energía? El cerebro, ese pobre órgano está cansadísimo porque no tenemos impulso, está atrapado en estupideces.
La teoría de los brujos es que en el huevo luminoso del ser humano existe un punto que nos permite percibir y el arte de ellos es mover ese punto para que vean que la percepción del mundo no es final ya que sí el punto se mueve otro punto de encaje prevalece."
¿Cómo se mueve el punto de encaje?
"Lo mueven con el Intento que es la disciplina, la fortaleza y eso no puede revisarse, no puede decaer, decae cuando es un ejercicio intelectual."
"Con el deseo de llegar a la libertad uno tiene que dejar las rutinas, como por ejemplo el idealizar cosas.
Hay billones de posibilidades para cambiar el punto de encaje, don Juan pensaba que había 600 mundos idénticos a este en su realidad pero con diferente configuración y cuando uno entra a este tipo de conocimientos nos sacuden pero muy sanamente porque nos hace chiquitos sino estamos tan llenos de nosotros que no llegamos a nada.
¡Qué estúpidos! Nosotros estamos en un planeta prisión y si nos salimos tenemos que ser prófugos, se sale uno de la celda sin nada, no puedes decir: -es que en mi celda había un muñequito tan lindo que no puedo dejar-.
Para tener energía hay que recapitular y eso te da energía para sentirlo.
Don Juan me decía que esperaba que no fuera yo el clásico suertudo de que pudo haber sido pero no fue. La suerte del chango es que ve semillas en una trampa y cuando agarra las semillas lo matan y cuando le cortan la mano suelta las semillas y se quedan ahí para el siguiente chango. (Entonces el Nahual hizo una actuación de verdadero deleite al interpretar al chango que toma las semillas, cuando le cortan la mano a ese chango y cuando llega el siguiente chango haciendo exactamente lo mismo... una y otra vez)
Nosotros no estamos bien, nadie está bien ¡ya nos llevó la chingada! (Lo dice prácticamente en un grito) Ya no hay tiempo para eso de que el niño incomprendido que vive dentro de nosotros, ¡que se vaya al demonio el niño incomprendido! No hay tiempo para eso, la recapitulación es que tu te oyes diciendo babas y después diciendo las mismas babas y esa es la desesperación bruja que te hace tener el Intento para cambiar.
Si te encanta que te sirvan, ¿entonces para que quieres oír a Carlos Castaneda?
La energía te viene de restaurar esas unidades que no se pueden sostener más porque no las aislamos, las examinamos y cuando las analizamos las tiramos a la basura.
Don Juan me ponía emplastos en la barriga para no tener frío y me dormía sin nada, sin cobija ni ropa en temperaturas bajo cero, yo anote todos los nombres de cada hojita y luego seguía mis notas al pie de la letra y se me congelan las patas en el hotel. Él me decía que me prestaba de su energía y ahora yo presto energía para otras cosas no para calentar las patas de nadie.
¡Tienes que persistir...!
El arte de ensoñar es mover el punto de encaje, durante el sueño el punto de encaje se mueve y mientras más lejos más intensa la diferencia. El arte de acechar es mantener el punto de encaje fijo en esa nueva posición y entonces uno pude mover paredes y para lograrlo lo único que necesitamos es el vestido de la confianza.
Uno puede hacer lo que quiere cuando realiza todo lo que es uno en ese momento y lo que necesita para ensoñar es decidir moverte tu a donde se movió tu punto de encaje. El acecho es el que planta el punto de encaje ahí, el brujo no duda. ¿Cómo pueden dudar? ¡Se están jugando la vida!
Los brujos no son suplicativos, no suplican, empujan fuerte y el acecho es una actitud de confianza total y se afecta a todo el mundo en el mundo de todos los días.
Pero como la importancia personal tiene mil cabezas le cortas una y le salen dos, tienes que estar atento las 24 horas, te vas a morir luchando contra ella porque la importancia personal mata.
La energía se dispara cuando matas tu importancia personal. Yo era huérfano y me crió mi abuelo que era el cielo y el infierno y además nací chaparro y prieto y yo era capaz de hacer todo para defender eso.
El cielo en México es como un ocho y eso es maravilloso para un brujo, hay oleadas de sentimiento en el valle de México. Mi crisis es que ya no tengo diálogo interno, ahora necesito algo que me tenga a flote y hay que emprender ese viaje para el cual hay que tener cojones de acero, nada de quejarse: -es que a mi de chiquito me hicieron esto.- ¡Antes era antes y ahora es ahora! ¡Nadie va a vivir para siempre! ¿Cuál es el miedo?
Para nosotros la muerte empiezan cuando te entierran, para un brujo morir es dar toda la conciencia de su ser, en cambio cuando tu regresas lo que se te dio prestado, al nacer-morir es tenebroso, bestial, por eso el brujo se trata de salir del mundo estando vivo. (Aquí el Nahual hizo otra actuación que ninguna palabra podría terminar de explicar por lo intenso y fuerte de la sugerencia y a la vez por la gran oleada de carcajadas nerviosas que desato: hizo la mímica de alguien que está recostado a punto de morir, ese alguien se ha estado despidiendo de todos, les da un beso, una parte de sus pertenencias y un consejo a cada uno, ese alguien lloriquea y se prepara para morir cuando repentinamente y en un instante una ola de asombro e intensidad llena de fulgor a ese alguien que mira hacia arriba, como deslumbrado, lleno de energía comienza e exclamar para sí: 'Oh, oh, oh, mira nada más... ¿qué es esto?... Oooooh, mira cuánta maravilla... ¿qué es esto?... me he perdido de esto toda la vida y... y....y.... y.... ...y como queriendo asir esa maravilla se desploma muerto, bien bien muerto.)
Recapitular es la vivencia, una recapitulación hace que te mueras pero no como tu abuelita, te mueres diferente.
Don Juan quería ir más allá de lo humano, donde se percibe más allá del huevo luminoso, el viaje definitivo para ellos era en ese campo, no en las posibilidades del mundo actual"
¿Nahual, da clases?
"No tengo paciencia para tomar discípulos, voy demasiado rápido. Quiero decirles que no tengo discípulos favoritos, ni siquiera conozco a los que se dicen mis discípulos. A los que dan clases sobre Carlos Castaneda no les interesa lo que don Juan quiso decir... además si en mi casa me limpian todo y me dan mi comidita tres veces al día, ¿para qué quieren a Carlos Castaneda? Yo solo puedo ayudar a quien quiera dar un salto mortal y que diga: "No pienso que voy a vivir para siempre... ¡y suéltenme los toros!..."
"Hay gente que dan clases de Carlos Castaneda, del camino del guerrero y hay pendejos que pagan por oírlas y cuando yo lo oigo se me paran los pelos. Sé que hay una señora a r g e n t i n a que comienza todas sus clases diciendo: 'Carlos Castaneda como persona es taaaan insignificante'. (Al decir esto alarga las palabras y añade el clásico tono argentino.) Pero si va a dar clases que diga algo más contundente, lo que yo hago es muy serio porque pongo mi vida en esto.
Cada uno de nosotros tenemos un afán de a través de no hacer algo encontrar el refuerzo negativo.
Cuando quieres hacer un voto total de hacer la recapitulación lo haces y no le dices a nadie.
Yo tomaba notas de todo y don Juan un día me dijo: -Escribe un libro- y le dije: -pero yo no soy escritor-. Don Juan me dijo: -No puedes escribir un libro pero si puedes escribir un librito de mierda. ¡Escríbelo!- En mis libros yo no invento nada, mi yo no esta envuelto, escribo lo que me dijo don Juan y lo que me pasa a mi con lo que me dijo: he adoptado una actitud fenomenológica. Don Juan era un filósofo indio pero su filosofía no era europea, estaba encaminada a la búsqueda y eso me hizo a mi a describir los fenómenos, mi interés era tomar nota pero nada me satisfacía... Yo siempre le decía: -Sí, pero fíjese que no.- Porque lo que a mí me decía don Juan era inadmisible hasta que llegó un día en el que me cansé ¡porque llega un día en que uno se cansa de ser tan pendejo! Un día dejé de ser el pendejo que siempre he sido, yo les doy toda la información posible en esos libros y si los leen algo pasa y no puedo editar porque las brujerías no se enojan.
Si tú de verdad dejaras la presentación del yo personal tienes suficiente energía para llegar a un lugar donde la compasión no existe y ahí te salen a esperar y esto no es una metáfora. ¡Y ojo, hay que hacerlo ya. Nosotros no vamos a ser eternos!
Fellini quería hacer una película de mi libro y mando un periodista a la ciudad de Los Ángeles para invitarme a hacer la película con él y el periodista le dijo a Fellini: 'Carlos Castaneda a veces es muy malcriado y a veces muy simpático, hice una cita con Castaneda en su palacete en el que había una rubia impresionante y me hizo esperar una hora y por fin salió un vejete que no podía ni andar, me miró 15 minutos y se paró y se fue, ¡Castaneda ya está muy viejo Federico!'
Un día fui a Roma y conociendo esta historia fui a ver a Fellini que con la que más impresionado estaba era con Florinda con la que quería tener tratos sexuales... pero nosotros no tenemos encuentros sexuales con nadie, ¡estamos muy idos! Ese fue mi encuentro con Fellini. El tipo es un babosísimo, ¡ahí lo dejé perdido en su yo personal! Quería hacer una película de mi libro pero lo que él quería hacer era una bacanal, que yo lo llevara al desierto a tomar drogas con los indios. Yo no tomo drogas ni con indios ni conmigo mismo. Don Juan me dio plantas alucinogenas para mover mi punto de encaje que estaba fijo rotundamente y luego se me movió tanto el punto de encaje que no lo podía parar.
Yo a un guerrero impecable no lo tiro jamás. Tengo una hija que es de otro mundo, es espantosa, una flaca insoportable pero es una luchadora que en un segundo cambió de dirección, es una contundente feroz, viene de otro mundo y de otra energía. ¿Cómo tirarla si es una luchadora impresionante? Pero ¿para qué quieres un baboso? ¡Todos podemos cambiar pero no queremos!
Para cambiar se necesita energía y resolución, si llegamos a cierta edad sabemos que hay más que esto y aunque decimos: -No sé como-. ¡Y si sabemos! Hagan la recapitulación, no sean intelectuales..."
¿Cómo se recapitula?
"Recapitulas: haciendo una lista de todas las personas que haz conocido y comienzas de hoy para atrás a examinar esa relación, te vez actuando con ella y empiezas con la otra, hasta que llegas con tus papás y tus hermanitos y los vez como son, no como tu quieres verlos ni como ellos quieren sino que los ves como son y eso hace que te muevas en este mundo y en cualquiera. ¡Yo recapitulo a diario!
No estoy interesado en la parte social sino en la parte personal. El único modo de entrar en ese mundo es percibiéndolo no intelectualizándolo, don Juan me decía: 'No me tomes la palabra, ¡percíbelo! Y cuando lo percibas habla...'
El camino de impecabilidad es que yo no les puedo decir nada que yo no hago y no dependen de lo que yo digo sino de lo que ustedes hacen. Cuando se abre esa puerta tendrás tanta energía que no te pasa nada, nadie te puede herir, pero antes hay que quitar el cortejo y la defensa del yo personal.
El Nahual no tiene continuidad psicológica, me tiré al abismo y lo experimente y en el momento siguiente estoy en mi cama. No hay nada que yo pueda hacer para hacer ese puente. Alguien se tiene que decidir sin dar explicaciones, sería extraordinario si nos pudiéramos liberar de eso, de tratar de convencer a los demás de que yo tengo la razón liberarnos así como de decir: ¿Y si no tengo la razón? porque ya está ahí la derrota...
Hay que recapitular y acabar con las cosas que no nos sirven y eso te da energía y te lleva a percibir que no es ni bueno ni malo. La energía fluctúa y se te viene encima pero la egomanía no permite el paso de nada. El cambio sólo llega cuando decides que no hay salida pero que hay otras opciones y cuando no estás tan egomaniático como para enojarte el mundo se arregla con el dedo chico de la mano y podemos dar un salto mortal al percibir y ahí si hay ayuda. El espíritu no se puede sentir pero si se puede usar, uno juzga que hizo el vínculo con el espíritu porque se abren puertas que no existían.
El viento no es amigo, se cuela adentro y te puede matar..."

(En ese momento el Nahual dejó la sala de conferencias para
dar paso a un receso de descanso).

3 Comments:

Blogger Nina de Papuza said...

Muy bueno!
Como todo lo del Nagual.
Gracias, Alma.

diciembre 18, 2005 9:45 p. m.  
Blogger Gracias Pachamama said...

Que interesante! Donde conseguiste este material? Soy de Argentina y me gustaria encontrarme con lectores algun dia a tomar mate e intercambiar interpretaciones. Saludos Guillermo

febrero 25, 2008 2:08 a. m.  
Blogger alberto said...

Padre sol, madre tierra, son personificaciones que pudieran sonar románticas o parecer irracionales para la ciencia o la cultura actual con sus importantes avances, descubrimientos y destrucción sistemática del medioambiente (su casa),pero al contrario reflejan para mi, conocimiento. La visión del sutil equilibrio y la compleja relación entre los seres energéticos(vivos)

Existe un gran respeto en el mundo indígena por la tierra, la que ven como su hogar. Los primigenios eran concientes de que la fuerza expansiva e inexorable de la existencia es, energía pura y lo que nos une a esa fuerza creativa es el estudio de nosotros mismos, ser concientes de nuestra naturaleza luminosa, actuando, haciendo, sin cortarse del mundo solo para teorizar...sentándose en la quietud de nuestro patio, bajo la noche profunda y asentarse en el silencio, en el ancla del alma que es el vientre, para abrigarlo con el calor de la tierra.
... sin tensión, ni distensión
... sentir, respirar.

La magia del paso telúrico, enraizado, que al mismo tiempo solo roza el mundo y es suave como el viento.

Me parece muy interesante tu pagina y lo que se pretende rescatar aquí.
Todo aquello que nos vincule a la paz interior, al poder interior, nos acerca a nuestro origen universal,informe,........... libre...energético.

Alberto Aguirre Portales.
Chileno, libre pensador – onironauta.

septiembre 11, 2008 8:27 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home